5 de julio de 2016

Chamoy Casero


Una de las maneras más deliciosas de comer fruta en este verano es acompañándola con una deliciosa y acidita salsa de chamoy.

En el mercado encuentras de muuuuchas marcas y no todas son muy buenas, tengo mi favorita y aunque es práctico comprarla, trae conservadores y quién sabe qué tanto contenido de chabacano tenga o dependiendo de lo que esté hecha, así que... súmale colorantes y quién sabe qué tantas cosas más.

Me habían pasado una receta buenísima... sin embargo, en el momento no tenía lo necesario para hacerla tal cual y el antojo no podía esperar ya con la piña fresquecita y picadita! jejeje

Así que aproveché lo que tenía a la mano y recordé el tip de mi amiga Sandy para darle color al chamoy.  Me puse pronto a prepararlo el cual no tiene gran ciencia, fue de lo más sencillo y para la tarde, ya pude disfrutar esta acidita salsita con mi fruta.

Anímate a preparla por ti misma, confiando en que estás consumiendo algo totalmente natural, limpio y que no te hará daño.

Ingredientes:
(Aprox. 1 1/2 a 2 tazas de chamoy)

1/2 betabel grande
4 piezas de tamarindo
2 a 3 limones (jugo) (dependiendo qué tan ácido lo quieras)
Chile molido en polvo (yo usé sobrecito de 50gr.  El Cuernito)

Para empezar, hay qué quitar la cáscara al tamarindo y reservar.

En una ollita con agua ponemos a cocer el betabel y casi cuando esté listo, agregamos el tamarindo y dejamos cocer por 10 minutos más.
Después de este tiempo, dejamos enfriar.  (reservar el agua de cocción)


Cuando el betabel y tamarindo estén fríos, con manos limpias quitamos los huesitos del tamarindo y llevamos a la licuadora con 1 taza del agua de su cocción, agregamos el jugo de limón poco a poco mientras vamos probando el sabor así como también la textura.   Probablemente necesitarás 1/2 taza más de agua, dependiendo qué tan líquido desees el chamoy.  (Yo lo dejé un poco espeso)

Una vez licuado el chamoy a tu gusto (espesor y acidez), le agregamos el chile molido al gusto (yo usé aprox. sobrecito de 50 gr.) y mezclamos.

*No es necesario colar.

 Listo!  Ya tienes tu salsa de chamoy lista para degustar con la fruta de temporada.

Puedes refrigerar la salsa sobrante en recipiente plástico o vidrio.  Yo lo tengo refrigerado por más de 15 días y aún puede consumirse.