15 de septiembre de 2016

Limonada con Ciruela



En nuestra visita relámpago para descansar en el rancho, el último día de nuestra estancia, dimos una caminata corta para cortar algunas ramas de hierbaniz y tener en casa para preparar té que tanto les gusta.

Pizcamos las pocas manzanas que se dieron esta vez y cuál fue nuestra sorpresa que estaban dos árboles de ciruela repletos de su brillante y colorido fruto clamando cortarlas. Llenamos dos bolsas grandes y como no se pudo llevar cierta cantidad para compartir con la familia, decidí refrigerarlas para que no me ganara su madurez así que usé las maduras para preparar mermelada y así conforme fueran saliendo les dábamos un buen uso.


Nunca hubiera imaginado esa combinación en una limonada pero la verdad es que es exquisita, acidita, a mi familia les encantó tanto... que la preparé varias veces, seguro a ti también te encantará.


Ingredientes:

10 ciruelas rojas o negras maduras partidas a la mitad y sin hueso
7 tazas de agua o más
7 limones, su jugo
Azúcar mascabado al gusto
Hielo


Primero, exprimimos los limones y reservamos su jugo.

Después, preparamos la licuadora y agregamos las ciruelas partidas a la mitad y sin hueso.  Las mías, de tan maduras que estaban, sólo las apretaba y salía el hueso.
Licuar por unos minutos hasta que estén bien molidas y colar para que no haya restos de la delgada piel que las cubre.

Yo no necesité agregar agua a la licuadora pues estaban muy jugosas pero si necesita un "empujón" puedes agregar un poco para que se licúe bien, por eso es importante que estén muy maduras.

Preparamos una jarra y mezclamos el jugo del limón con la ciruela licuada, azúcar mascabado y agua.
Termina de llenar la jarra con más agua, dependiendo de su capacidad, yo usé una jarra de 2 litros.

Prueba para rectificar a tu gusto lo dulce, agrega hielo y listo!