19 de febrero de 2016

Queso de Almendras

Había escuchado de algunas amigas que el queso de almendras sabía muy rico sin embargo, no había intentado prepararlo aún y cuando me sobraba todo el bagazo de la almendra cuando preparaba lechada.

No fue sino que publicaron la receta en la página de Tia Ofilia que me animé a prepararlo pues al ver su elaboración no se me hizo tan complicado.  Además de sus beneficios sin tanta grasa ni lácteos aunque no estoy peleada con ellos comprando mi panela 100% natural, no estaba de más intentarlo y probarlo.

Me encantó el resultado más que nada para untarlo sobre un pan tostado integral y si no se hornea, sirve como dip para acompañar verduras.

Creo que lo seguiré preparando pues al menos un integrante más de la familia me siguió la corriente al probarlo y le gustó jejeje

Ingredientes:
1 1/4 taza de almendras crudas y sin piel
2 cucharadas de jugo de limón
3 cucharadas de aceite de oliva
Una pizca de sal
2/3 taza de agua
Cilantro picado (opcional)
Pimienta molida (opcional)

Como yo no tenía almendras sin cáscara, las puse en una ollita con agua caliente y las dejé a fuego algo por 30 segundos aproximadamente (esto ayuda a pelarlas fácilmente).  Se cuelan y se pelan frotando con los dedos bajo el chorro de agua.  (Si ya tienes almendras sin cáscara, omite este paso)

Dejamos las almendras crudas y sin cáscara remojando al menos durante 6 horas (yo las dejé toda una noche)

Drena las almendras.

Vacíalas a la licuadora junto con las 3 cucharadas de aceite de oliva, el agua, jugo de limón y sal.
Si deseas un sabor más especiado, puedes agregar cilantro picado y pimienta, es opcional.

 Licúa a velocidad alta por unos minutos hasta obtener una mezcla homogénea, suave y cremosa.  Raspa de vez en cuando las paredes del vaso para incorporar bien.

Sobre un colador, con manta de cielo, pasa la mezcla, exprime un poco para quitar un poco de agua y así mismo, colócalo sobre un tazón y refrigera toda la noche para extraer el exceso de agua.

Una vez refrigerado toda la noche, pasa el queso a una charola y hornea a 180o por 40 o 45 minutos.
Retira del horno y deja enfriar por completo antes de refrigerar.


Untado sobre pan tostado es delicioso.









No hay comentarios: