26 de octubre de 2015

Mantecadas


En casa cada que hago algún postre siempre me piden prepare sólo un pan básico ya sea para pastel o las tradicionales mantecadas, algo sumamente fácil pero por andar experimentando y recreando recetas nuevas en cuanto a postres, siempre pospongo esta petición, qué mal!!!!  jejeje

Visitando a mi amiga Mely en su blog Mexico in my kitchen, vi que tenía la receta de mantecadas y no dude ni por un momento cumplir el antojo de mi esposo.

Preparé una tanda, osease, la receta que rinde 12 piezas y tan ricas que sabían poco a poco fueron disminuyendo y teníamos visita al siguiente día así que no iban a sobrevivir, nótese que yo quería abarcar todo para ya no hacer más ajajaja y pues no se pudo porque tuve qué batir de nuevo otra porción para otros 12 deliciosos panecitos los cuales aromatizan el ambiente con su ligero olor y sabor a naranja.

Mis mantecadas no salieron tan lindas como las de Mely pues algunas salieron medio aplastadas pero aún así su sabor era deli y tampoco sobrevivieron.

Aquí la receta de Mely.

Ingredientes:
2 huevos
1/2 taza + 1 cucharada de azúcar
1/2 taza de leche
1/2 taza de aceite
1 cucharadita de vainilla
1 cucharadita de ralladura de naranja (en la receta original viene vainilla o ralladura, yo agregué los 2)
1 taza menos 1 cucharada de harina
1 cucharadita de polvo de hornear
1 cucharadita de levadura instantánea en polvo
1 pizca de sal

Tamiza el harina, polvo de hornear, levadura y reserva.
Precalienta el horno a 200o

Batir los huevos y el azúcar hasta que todo esté bien integrado, el azúcar se haya disuelto y con un color amarillo pálido.

Agrega la leche, vainilla, ralladura de naranja y mezcla hasta incorporar perfectamente.

Agrega el aceite en forma de hilo y bate hasta incorporar.

Agrega el harina previamente tamizada con el polvo de hornear y levadura.  Bate hasta incorporar y agrega la pizca de sal.

 Sigue batiendo hasta que todo esté integrado perfectamente.  Vacía en los moldes para cupcakes casi hasta llenarlos.
Hornea por 20 minutos y que estén doraditas.