30 de diciembre de 2015

Buñuelos


Recuerdo muy bien esta delicia desde niña cuando mi abuela los preparaba seguido.  Le quedaban deliciosos aunque nunca me detuve a ver cómo era la receta.  Tan sólo era una niña que veía cómo iban saliendo y dejándolos en el platón listos para devorarse.


Después de tiempo, supe que mi abuela usaba la misma masa de las tortillas de harina para hacer los buñuelos.  Lo que no sé es si lo hacía por practicidad o si esa fue siempre su sencilla receta.
Años después lo intenté así, con la masa de las tortillas de harina, los extendía, doraba y espolvoreaba con azúcar y canela.  Sencillamente rápido y con un resultado rico sin necesidad de meterse en tanto rollo jeje.

Hace poco vi esta receta en un canal de You Tube del Guzzi, quien tiene recetas prácticas y además muy animadas que dan ganas de prepararlo todo jajajaja.

Esta Navidad intenté su receta y no están nada mal, sin embargo, no desecho la de mi abuela por su practicidad y además, no le pide nada a ninguna otra.

Ingredientes
(20 buñuelos)

3 tazas de harina
3 huevos
3 cucharadas de mantequilla
1 1/2 cucharaditas de polvo de hornear
Azúcar
Canela

Infusión con la que se amasará:
Canela
Anís
Ralladura de Naranja
1 1/2 tazas de agua
(Se pone todo en una ollita hasta que hierva, apagar y dejar reposar.  Para amasar se necesita que esté tibio o caliente)

En un bowl, agregamos harina, polvo de hornear y mantequilla.  Deshacemos esta última con los dedos o apastelador hasta obtener pequeñas migajas.  Agregamos los huevos y empezamos amasar alternando con la infusión de canela.  (La verdad yo necesité muy poco líquido)
Amasamos hasta obtener una masa suave y elástica y la dejamos reposar por 30 minutos mínimo.

Mientras tanto, ponemos una olla con suficiente aceite para freír los buñuelos.  Preparamos un platón con azúcar y canela para espolvorear.

Después de este tiempo dividimos la masa en 20 partes iguales y extendemos cada una en una tortilla muy delgada.  Freímos en la olla de aceite caliente voltéandolo constantemente para que no se queme, aprox. 2 a 3 minutos por buñuelo.
Una vez frito, escurrimos y cubrimos con azúcar y canela.